Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo · Medalla de Plata de la Ciudad de Cádiz · Placa de Oro de la Provincia de Cádiz · Medalla de Oro de la Ciudad de El Puerto de Santa María · Medalla de Plata de la Ciudad Autónoma de Ceuta · Medalla de la Palma de la Ciudad de Algeciras

La Justicia debe diseñar una pronta reforma y mejor hoja de ruta, por José Blas Fernández Sánchez

Artículo publicado por nuestro presidente en la Revista Boletín Laboral  que edita el Colegio de Graduados Sociales de Navarra.

Por José Blas Fernández Sánchez

Presidente del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Cádiz y Ceuta

Presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Graduados Sociales

Las distintas comparecencias que viene llevando a cabo el Ministro de Justicia, Rafael Catalá,  están dejando claro  y poniendo el dedo en la llaga de las distintas vicisitudes que la Justicia en su conjunto viene padeciendo. Estos padecimientos no pueden quedar en una mera queja del mundo judicial contra el sistema implantado. Sabemos que son muchos años en los que la voluntad de los distintos Ministros del ramo han querido mejorar nuestro mercado jurídico y en algunos casos se ha acertado, pero en otros muchos nos quedamos con que la Justicia no funciona y si funciona es lenta.

Los distintos profesionales del Derecho que a diario nos desenvolvemos en las distintas jurisdicciones vivimos intensamente las deficiencias, las carencias y también el buen trabajo de muchos miembros de la Judicatura, pues a veces solo se habla  y mal  cuando  las resoluciones no nos parecen afortunadas, pero cuántas Sentencias y resoluciones se dictan a diario en Juzgados que están al día y todo ello bajo la supervisión de Magistrados, Letrados de la Administración de Justicia y funcionarios que trabajan  intensamente para mejorarla.

No es mi intención y menos representando a un colectivo de operadores jurídicos solo  poner trabas y no dar soluciones, pues al fin  y al cabo todas las profesiones jurídicas tienen su papel y todas estoy seguro,  que quieren  una mejor ruta  para diseñar la reforma y qué mejor que con un Ministro como el hoy titular de la cartera que está dispuesto al entendimiento, al reconocimiento de los que trabajan en esto y al diálogo permanente para sacar adelante tantísimo papel como se acumula en los distintos Juzgados de nuestro país, hoy  con el Sistema LexNET y ya  con un buen rodaje puede ser que consigamos la meta del papel 0.

El colectivo que represento aspira y es  hasta veces cansino en pedir  que exista una mayor especialización en los Jueces de lo Social; un Juez que no conoce la temática en la que se encuentra y no la ha vivido, por muchos conocimientos que tenga del Derecho,  nunca será especialista y conocedor de lo que trata, teniendo unos resultados negativos en sus resoluciones judiciales, como se ve a diario en la cantidad de recursos de suplicación que tienen  que revisar los Tribunales Superiores de Justicia. Es decir, es en la primera instancia donde hace falta un mayor conocimiento de la materia. Hay que modificar, en la Jurisdicción de la que estoy hablando, el Recurso de Casación ante el Tribunal Supremo y tener un acceso mucho más flexible a la hora de unificar criterios en la contradicción de las sentencias. Hay que intercalar un recurso de suplicación en el que la falta de liquidez no sea un obstáculo para el recurrente y sí una garantía para el justiciable. Hay que reducir los tiempos en los pleitos por despido; no se puede tardar tanto   en que una sentencia se dicte en esta causa e igualmente extensivo en los recursos jurisdiccionales donde se pleitean situaciones de invalidez o prestaciones, cuando observamos que hay personas que fallecen sin conocer su sentencia favorable o desfavorable a sus pretensiones, o lo que es peor, sin llegar a ver su propio juicio por la tardanza del señalamiento. Hay que ver los juicios orales con mayor tiempo, es decir, existen Juzgados que cada diez minutos señalan  una vista,  algo impropio porque habrá asuntos que podrán verse en ese tiempo, pero la gran mayoría requieren mínimo  de una hora para poder exponer y defender las pretensiones de las partes y eso sí habría que llevarlo a cabo, sin olvidar unas mejores instalaciones  y no las que se poseen hoy en toda nuestra Comunidad, pues salvo excepciones, las sedes judiciales siguen siendo una vergüenza para la Justicia.

Podría extenderme, pero  con estas pinceladas y  con una potente ley que obligue a la mediación y así evite la  dilación y potencie mecanismos para la resolución de conflictos extrajudiciales y llevando a cabo reformas en todas las leyes procesales, seguro que se agilizarán los procesos y podríamos entonces entre todos, considerar que la Justicia se ha vuelto ágil y no quiero dejar en el tintero  y  con esto también critico a muchos colegas que con recursos estériles  y demandas infundadas para provocar dilaciones  hacen aún más lento el trabajo de este mercado jurídico.

ARTICULO

COMPARTIR :
0
    0
    Su carrito
    El carrito está vacíoVolver a tienda